Alfonso -VI-

ALFONSO VI - Alonso -VI-, Llamado el Bravo.
Rey de León y de Castilla. Nació en 1030. Murió en 1109.
Al morir su padre el rey Fernando -I- le corresponde el reino de León en el año 1.065, pero también las deudas y pactos contraídos con el rey moro de Toledo.
Cuentan las crónicas que mientras vivía la reina Dña. Sancha, el reino de León tuvo una época pacífica y próspera. A su muerte el 6 de Noviembre de 1.067 comenzaron las rivalidades entre los hermanos.
Tanto Alfonso de León como su hermano Sancho de Castilla no estaban conformes con la herencia de su padre Fernando -I- ni con los límites de su reino.
Los dos ambicionan el reino de Galicia, que había heredado su hermano García, pero además Sancho de Castilla ambiciona también el reino de León.
Las continuas luchas entre tropas leonesas y gallegas obligaron al rey García de Galicia a refugiarse en tierra de moros.
En el año 1.106 se enfrentan los ejércitos de León y de Castilla en la Batalla de Lantada, donde el rey Alfonso de León es derrotado. El rey de Castilla recupera las tierras entre el rio Pisuerga y Cea.
En el año 1.072 se produce un nuevo enfrentamiento entre ambos ejércitos en la Batalla de Golpejara (cerca de Carrión), donde es nuevamente derrotado el rey de León, haciéndole prisionero en la iglesia de Santa María de Carrión, donde se había refugiado y es llevado a Burgos.
La mediación de su hermana Urraca evita que sea ajusticiado, siendo desterrado a la corte de Al-Mamún del reino de Toledo, donde curiosamente también está su hermano García de Galicia.
Desde su destierro y de acuerdo con su hermana Dña. Urraca de Zamora prepara la sublevación de los leoneses.
Al enterarse el rey Sancho de Castilla pone cerco a la ciudad.
El 7 de Octubre de 1.072 el rey Sancho de Castilla muere en el asedio a Zamora por el astuto capitán Vellido Dolfos. Alfonso retorna a la corte en León y ahora, tras la muerte de su hermano, lo es también de Castilla.
Los castellanos no están conformes con este destino y los nobles consideran que antes de ser nombrado rey de Castilla debería jurar que no participó en la muerte de su hermano en el sitio de Zamora.
Se reúnen los caballeros y nobles de ambos reinos en Santa Gadea en Burgos y se le toma juramento por tres veces por el noble castellano Rodrigo Díaz el Cid.
La leyenda cuenta que Alfonso se enemistó con Rodrigo Díaz, el de Vivar, llamado el Cid, pero historiadores aseguran que es fruto de la leyenda y que realmente el rey Alfonso le colma de honores y distinciones, acordando su casamiento con Dña. Ximena, que era su prima e hija del conde de Oviedo y lo nombra embajador con los reinos musulmanes.
En una de sus embajadas hacia Sevilla, para recoger el vasallaje del rey moro Almuctamir, se le informa que el rey de Granada Almudafar viene con su ejército en contra del rey de Sevilla y además le acompañan tropas cristianas de García Ordoñez, los nobles Fortún Sánchez, Diego Pérez, uno de los más poderosos de Castilla y tropas del rey de Navarra García.
Almuctamir rey de Sevilla es vasallo del rey leonés y además Alfonso está casado con Zaida una hija del rey moro de Sevilla, por lo que Rodrigo Díaz se siente obligado a defenderle.
La coalición de tropas cristianas y musulmanas penetran en territorio del rey moro de Sevilla y destruyen el castillo de Cabra. Rodrigo Díaz les sale al encuentro y en el año 1.074 se libra la Batalla de Cabra (Córdoba) donde es derrotada la coligación de fuerzas invasoras.
García Ordoñez y otros nobles son hechos prisioneros y llevados a Burgos. Alfonso -VI- ordena encerrar a García Ordoñez en el castillo de Luna.
En 1.076 muere en Peñalen el rey Sancho IV de Navarra, por lo que Alfonso de León y Castilla se beneficia de su muerte al incorporar a su reino los territorios de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa, parte de la Bureba y La Rioja Navarra.
Se nombra emperador.
Decide iniciar campañas contra los moros y en 1.076 inicia la marcha hacia Córdoba.
En tanto una partida de moriscos incendian el Castillo de Gormaz por lo que Rodrigo Díaz les ataca y en su persecución entra en el reino de Toledo quemando sus cosechas, incendiando varios pueblos y tomando numerosos prisioneros.
El rey Alfonso no había facultado a Rodrigo Díaz de esta invasión y además había pactado amistad perpetua con Almenón rey de Toledo. Los nobles castellanos reprenden al rey de la negligencia de Rodrigo Díaz, por lo que se ve obligado a desterrar a Rodrigo.
Rodrigo Díaz sale de Castilla y se dirige a Barcelona. Más tarde se instala en Zaragoza bajo la protección de Almuctaman.
En el año 1.077 muere Almenón rey de Toledo. Le sucede su hijo Isem que solo reina un año. En 1.078 le sucede en el reino árabe de Toledo Hyhaya, un tirano que no desean ni los mismos almohades y en el año 1.078 solicitan ayuda a Alfonso -IV- para destronar al tirano.
En este año Alfonso IV junto son sus tropas levantan el sitio de Córdoba y ponen sitio a la ciudad de Toledo. El sitio duraría siete años.
En el año 1.085 es conquistada Toledo.
Tras la importante conquista de esta ciudad, en el año 1.089 los partidarios del destronado Hyhaya piden ayuda a Juceph Miramamolín de Marruecos (Yusuf de los Almorávides), que cruzan el estrecho con un poderoso ejército y pone sitio al castillo de Halaget. (no localizado)
Alfonso desde Toledo solicita ayuda a Rodrigo Díaz, que sale de Requena pasando por Xátiva y Ortimana hacia Villena, lugar del encuentro de los dos ejércitos. El rey Alfonso toma otra ruta y no llega a Villena, decidiendo retornar a Toledo.
Al conocer la decisión del rey Alfonso, Rodrigo Díaz se repliega a Molina. (Actual Molina de Aragón).
En su retorno hacia Toledo en el año 1.090 las tropas de Yusuf le hacen frente en Sagrajas, cerca de Badajoz. donde se entabla la Batalla de Zalaca o Sagrajas y es derrotado el rey Alfonso.
Esta descoordinación irrita de tal manera al rey Alfonso que declara enemigo a Rodrigo Díaz, que confisca sus bienes y ordena encarcelar a su familia.
Es tal el conflicto que tiene Rodrigo Díaz entre los reinos cristianos, que el Conde de Barcelona Berengario, que tenía alianza con el rey Alfagib de Denia y con Almuztahen de Zaragoza, solicita atacar a las tropas de Rodrigo que estaban acampadas en la plaza de Calamocha, a la cual también había puesto sitio.
En el año 1.091 los sarracenos de Juceph Miramamolín ocupan la ciudad de Granada y todo su territorio.
Alfonso emprende nueva campaña contra Granada y solicita nueva ayuda a Rodrigo Díaz, que estaba en este año sitiando el castillo de Lliria.
Levanta el sitio y se juntan los dos ejércitos en la plaza de Martos. De aquí salen hacia Granada posicionando los ejércitos por las montañas de Librilla.
Surgen nuevas disputas al posicionar Rodrigo Díaz su ejército delante de las tropas del rey y considerar este un menosprecio a sus guerreros.
El sitio a Granada dura seis días finalizando con la huida de Yusuf, al no presentar batalla contra tan numeroso ejército cristiano.
Apaciguada la zona de sarracenos los ejércitos cristianos retornan a Toledo y a tierras de Valencia.
Alfonso VI continúa con sus campañas contra los moros y en el año 1.093 conquista las plazas de Lisboa, Cintra, Santarém en el actual Portugal. Lo mismo hace Rodrigo Díaz por la zona de Valencia.
A pesar de las divergencias entre el rey leonés y el noble castellano, el honor y el orgullo sale a flote cuando los habitantes de Murviedro (no localizada, posiblemente cerca de Castellón), solicitan ayuda a Alfonso de León al sitiar Rodrigo Díaz su ciudad. El rey contesta que prefiere que sea Rodrigo Díaz rey de Murviedro antes que cualquier sarraceno.
La conquista de Murviedro fue la puerta de entrada a la ciudad de Valencia. El Campeador la conquista en 1.099, pero a los pocos meses de su conquista muere Rodrigo Díaz a causa de las heridas.
El ejército almorávide de Yusuf contraataca para reconquistar la ciudad, pero Alfonso -VI- en pocos días se persona con su ejército ante los muros que obliga a la retirada del ejército de Yusuf.
Alfonso de León comprende que no puede conservar la plaza de Valencia por mucho tiempo, por lo que ordena incendiarla y retirarse a Toledo, evacuando a la familia de Rodrigo Díaz, sus soldados y sus pertenencias. Poco después Valencia era ocupada por las tropas de los Almorávides.
Tras la toma de Valencia Yusuf asegura su dominación en la península musulmana y en 1.108 derrota nuevamente a las tropas de Alfonso VI en la Batalla de Consuegra (cerca de Toledo), que destruyen su castillo y le abre las puertas para conquistar Cuenca.
En este mismo año de 1.108 los almorávides ponen sitio al castillo de Uclés, residencia de los caballeros de Santiago.
En la Batalla de Uclés muere el infante Sancho hijo de Alfonso nacido de la mora Zaida hija de Almuctamir rey moro de Sevilla junto son los siete infantes que le acompañaban.
La muerte de su hijo y los infantes acelera la muerte del Alfonso ya que desde aquel suceso en Uclés se retira a Toledo donde muere el 1 de julio de 1.109.
Deja por heredera a su hija Urraca, viuda de Raimundo de Borgoña, conde de Galicia y prepara su matrimonio con Alfonso I de Aragón llamado El Batallador con miras de unir los dos reinos.

Sucesor reino de Castilla Alfonso -I- de Aragón

 

INICIO

ATRAS