Fernando -IV-

FERNANDO -IV-, Llamado El Emplazado
Rey de Castilla y de León.
Nació en 1.285. Murió en 1.312.
Hijo de Sancho IV y de María de Molina.
Hereda la corona a los nueve años bajo la regencia de su madre.
Los Infantes de la Cerda, sucesores del hijo primogénito de Alfonso X, le disputan la corona ayudados por el rey Jaime II de Aragón y por su tío el infante don Juan durante el período de esta regencia.
La regencia de María de Molina hasta la mayoría de edad de Fernando está llena de conflictos y de guerras civiles.
En 1.294 el conde Diego de Haro se subleva y se apodera de Vizcaya. La regente María de Molina pone a disposición del conde de Lara los recursos necesarios para resolver el conflicto, pero en vez de resolverlos son aprovechados en beneficio el Conde.
En 1.295 siendo ya monarca pacta con Jaime II de Aragón el iniciar la reconquista y la expulsión de los musulmanes de la península, acordando que las zonas reconquistadas serían para el reino correspondiente.
En 1.297 Jaime II de Aragón pone sitio a Almería, pero fracasa.
Fernando IV ataca Ceuta y Melilla al mando de las tropas de Guzmán el Bueno. Con apoyo de naves aragonesas atacan Gibraltar y la conquistan.
Al año siguiente ponen sitio a Algeciras, que cerraría la puerta a futuras invasiones, empresa que no puso finalizar su padre al morir antes de iniciarla.
No consiguen conquistarla.
Ante la imposibilidad de terminar la empresa, pacta con el rey moro de Granada Nasar aceptando su vasallaje.
La historia recoge que su muerte fue de forma repentina en el año 1.312.
Otros historiadores apuntan que muere en 1.312 de tuberculosis al igual que su padre Sancho -IV-
La leyenda nos cuenta el origen del sobrenombre de El Emplazado:
Dos capitanes de sus tropas los hermanos Juan y Pedro Alonso de Carvajal (Los Carvajales), fueron acusados de asesinato, procesados y condenados por el propio rey Fernando IV a ser despeñados de la Peña de Martos, en Jaén.
Los acusados conminaron al rey de que su sentencia era errónea al no disponer de pruebas, por lo que lo emplazaron ante el Tribunal de Dios en el término de 30 días.
A los 30 días de cumplir sentencia el rey Alfonso IV fallece de muerte repentina.

Sucesor a la corona: Alfonso XI

 

INICIO

ATRAS