EL MISTERIO DE LA TUMBA DE ALMANZOR

Mohamed-ben-Abdallah-ben- Abi-Ahmer-El Moaferi
Conocido como Almanzor.
Ramiro García González

HISTORIA

Crónicas cristianas, juglares y trovadores de la época, cantaban:

En el año 1002 murió Almanzor y fue enterrado en los infiernos

Esta cantiga es la que origina la leyenda del personaje y su destino final.

Abi-Ahmer-El Moaferi nació en el año 939 en una al-qaría (alquería o caserío) cercano a la medina o ciudad de Al-Yazirat Al-Hadra (Algeciras) llamada Torasch. Historiadores traducen Torasch por la localidad de Torrox en Málaga y es totalmente erróneo.

El Moaferi había nacido en una familia de la nobleza árabe y sus antepasados eran hombres de leyes. Su padre se llamaba Abdallah Abenamir, muy apreciado por Abderramen -III-, al igual que su madre Boraiha. Al finalizar sus estudios en la universidad de Córdoba, se estableció como abogado cercano al palacio donde vivía el califa Alhakén -II-

Como profesional de las leyes y experto en la Sharia, su habilidad y osadía le había permitido ocupar algunos cargos importantes durante el reinado de Alhakén -II-, siendo secretario de la sultana favorita Sobeya que con 30 años le nombra Jeque del ejército de las Azarías, que vigilaban las fronteras del califato.

En esta trayectoria se dan a conocer sus dotes de mando y su improvisación militar. Se dice que su presencia física era perfecta, de maneras distinguidas y correctas, pero al mismo tiempo era tan ambicioso y cruel que no se detenía ante nada para conseguir sus objetivos. Llegó a ser tan temido que ni los caballos se atrevían a relinchar en su presencia.

Entra en la historia en el año 976, con la subida al califato del tercer califa de los Omeyas de Córdoba Hixem -II- (961-1013) de doce años de edad, conocido en las crónicas cristianas como Hiscen, sucediendo a Al-Hakam -II- (915-976), conocido como Alhacán. Hixem tenía una gran apatía por el gobierno, por lo que la sultana Sobeya confía los asuntos de guerra a su segundo El Moaferi (Al-Manzor) y le nombra su Visir o Ministro, aunque de hecho El-Moaferi realmente era el califa. Tenía 37 años.

En la Hispania ibero-godo-romana, el territorio del Califato alcanzaba hasta el rio Duero. Este río hacia frontera entre los reinos cristianos del norte y el califato de Córdoba.

Las crónicas señalan que durante 20 años realizó 52 incursiones en tierras cristianas y solía hacer dos aceifas por año, una en primavera y otra en otoño y que parecía tener el don de estar en todos los sitios a la vez.

El detonante fué el 15 de octubre del año 980, cuando los gallegos quieren un reino independiente de León del rey Ramiro -III- y nombran rey de Galicia a su primo Bermudo -II- (Vermudo). Se produce un enfrentamiento en Potilla de las Arenas y sería el inicio de unas luchas que duraría más de dos años entre leoneses, asturianos y gallegos.

Bermudo -II- había solicitado ayuda de tropas al califa de Córdoba HIxem -II-, que le envía un pequeño ejército mercenario al mando de El-Moaferi (Almanzor), recién nombrado ministro para asuntos de guerra. Camino hacia Galicia se le recuerda actualmente con el Pico Almanzor de 2.590 m. en Sierra de Gredos en Ávila, que hacia frontera con los reinos musulmanes y que la leyenda lo sitúa pasando por esta zona.

La batalla de Portilla de las Arenas termina sin ningún bando ganador y las tropas maltrechas tras la batalla se retiran para rehacerse, el rey Ramiro hacia León y Bermudo (Vermudo) hacia Santiago de Compostela. Pero las huestes mercenarias de Almanzor se reponen y se presentan ante las poderosas murallas de la ciudad de León.

Se desconoce si esta reacción de Almanzor en contra de los reinos cristianos fué por no pagar Bermudo los servicios solicitados al califa Hixem o que salió a la luz la genialidad del líder musulmán y viendo que los reinos cristianos estaban en rencillas, se dirige hacia la ciudad de Simancas (981), que la conquista y ocupa la plaza. Se produce un enfrentamiento armado en la Batalla de Rueda (981), que derrota al ejército cristiano y le abre las puertas del reino de León.

Continúa con la conquista de Gormaz (983), ataca nuevamente Simancas (984), que esta vez la destruye y poco después conquista la ciudad de León, que la arrasa y derriba sus murallas.

En este mismo año el rey de León Ramiro -III- muere refugiado en las montañas de Astorga y el día 24 de abril es nombrado rey de León y de Galicia su primo Bermudo -II- (Vermudo) en Santiago de Compostela, en una ciudad en ruinas y con la mitad del ejército de Almanzor ocupando la ciudad.
Su fama se extiende por toda la península. Se le comienza a conocer como El-Victorioso o Al-Manzor.

Le siguen las ciudades de Sepúlveda, Zamora y Zaragoza (986). En esta ciudad planifica las aceifas hacia el norte del reino de Aragón y la ciudad de Barcelona del conde Borrel -II-, que ante la imposibilidad de defenderla ordena evacuar la ciudad (986) , aunque al año siguiente (987) la recupera llena de escombros.

Continúa por las plazas de Atienza (989), Osma y Alcoba (991), San Esteban de Gormaz y Clunia (994) y en enero del año 996 se dirige nuevamente hacia la ciudad de León que el rey Bermudo -II- la había reconquistada en el año 990.

El enfrentamiento de los dos ejércitos se produce en la Batalla del río Esla. Era pleno invierno y la naturaleza estaba del bando cristiano. El ejército musulmán descompuesto por lo fangoso del terreno se ve obligado a replegarse y retirarse hacia Córdoba. Esta sería la única retirada de Almanzor, que consideraría una victoria ya que en la refriega es herido, hecho prisionero y llevado a Córdoba el Conde de Castilla García Fernández, que moriría poco después.

Llega la primavera del año 996 y los ejércitos de Almanzor se presentan nuevamente en León y ponen sitio a la ciudad.
El cerco dura un año. Para evitar suministros por el oeste, en el año 997 las tropas de Almanzor se acercan a Santiago de Compostela y la saquean, arrasan la ciudad y la catedral. Curiosamente respeta la tumba del Apostol. Las campanas de la basílica son trasladas a Córdoba y son utilizadas en el palacio del califa como candelabros.

En el 998 penetran en la ciudad de León por una brecha en la muralla y la arrasan. Destruyen las puertas romanas y las murallas.
Desde León se encaminan al monasterio de san Pedro de Eslonza y lo destruyen, desde aquí al monasterio de Sahagún que lo incendian y ponen sitio a la plaza de Coyanza (actual Valencia de Don Juan), que la conquistan en pocos meses.
Se acercan a Astorga y destruyen sus murallas y arrasan el casco antiguo de la ciudad Romana.

HISTORIA o LEYENDA


En el año 1000 el ejército de Almanzor se concentra en la plaza de Medina-Selim (Medinaceli en Soria), lugar abandonado desde la época de los visigodos y con la intención de efectuar aceifas o expediciones militares veraniegas por las tierras castellanas del conde Sancho García, hijo de García Fernández.
Medina-Sellin es el punto estratégico donde instala su campamento y sobre las ruinas de la romana Occilis, desde donde se domina toda la cuenta del rio Jalón.

La última aceifa por tierras cristianas la efectúa en la primavera del año 1002 dirigidas hacia el centro religioso de Navarra y el monasterio de San Millán de Suso. Este cenobio había sido fundado en el año 931 por García Sánchez, rey de Navarra, y en 959 se había consagrado para contener las reliquias de San Millán.

El conde de Castilla Sancho García pone en alarma a los reinos cristianos y solicita ayuda a la reina regente Dña. Elvira de León y al entonces príncipe heredero rey de Navarra Sancho -III- y reúnen tropas en la zona de las llamadas Fuentes del Duero. Se sabe que actualmente la concentración de tropas se produce cercano a la localidad de Abejar en Soria, a mitad de camino entre San Millán de la Cogolla y a dieciséis kilómetros de Calatañazor.

Historiadores apuntan que el regreso del ejército de Almanzor desde San Millán se produce por la zona de los Cameros y las montañas de Cabrejas. Los dos ejércitos se concentran en la zona rocosa de la aldea de Calatañazor. Actualmente desde la cima del castillo se puede observar la zona llamada Campo de Sangre donde supuestamente se produjo la refriega. El cansancio, el calor del verano y la disentería contribuyeron a su derrota.
El propio Almanzor resulta herido y junto con su ejército diezmado se retiran a Medina-Sellin (Medinaceli).

Corría el 8 de Agosto del año 1002 . (Otros historiadores la sitúan en el mes de Julio). En la Historia Sagrada del Padre Risco se apunta que entre su ejército se había declarado una epidemia de disentería, que no era la primera vez que sucedía y que fué el detonante de la derrota. Tenía 63 años.
Esto es lo que nos dice la historia y también es el inicio de la leyenda:

Algunos historiadores ponen en duda esta batalla y su desarrollo. Estudian la posibilidad de que se produjo en el año 1000 y la victoria fue para Almanzor y que este no murió en la batalla sino en el año 1002, dos años después y en la localidad de Medinaceli.

Otros indican que su muerte se produjo el 10 de Agosto, dos días después de la batalla y su cuerpo fue enterrado en Medinaceli en un lugar llamado Cerrilo Cuarto o lo que es actualmente un antiguo cementerio sobre el que, pasado un tiempo, se levantó una Alcazaba (siglo XIV). Este cerro está orientado al sur, hacia Córdoba.

Otros apuntes indican que fue enterrado en las cercanías de Medinaceli, otros en los cerros de los alrededores o bien en alguna cueva cercana a Medinaceli, a la que taparon la entrada y que nadie conoce el lugar, como también lo haría doscientos años después el famoso conquistador mongol Gengis Kan.

Dicen que fue enterrado con la misma ropa que utilizaba en sus campañas, envuelto en un lienzo bordado en oro y confeccionado por sus hijas en la hacienda de Torasch. (Actual Algeciras). Enterrado junto con su espada y los objetos más valiosos requisados en las aceifas por los campos de León, Castilla y Navarra. Le fueron rendidos honores militares como los de un Califa.

El luto duró diez días y desde las aldeas más lejanas del Califato Cordobés llegó gente para visitar su tumba e iban depositando en torno a su sepulcro tierra traída de distintos lugares. Se hizo una ceremonia semejante a la Caaba en La Meca, de forma que el lugar quedó aprisionado de tal manera que no volvió a crecer vegetación alguna.

Años después en la Alcazaba de Medinaceli, actualmente el cementerio el pueblo, el historiador árabe Ibn Idari, escribió un epitafio en una lápida depositada en el lugar, no sobre su tumba pues esta se desconoce, y que dice:

Sus hazañas te enseñaran sobre él, como si lo vieras con tus propios ojos.
Por Dios que jamás volverá a dar el mundo árabe nadie como el, ni defenderá las fronteras otro que se le pueda comparar

Otros apuntes históricos indican que el epitafio fue modificado posteriormente y decía:

Por Alá, que jamás los tiempos traerán otro que se le parezca, ni como el defienda nuestra fronteras.

EN BUSCA DE LA TUMBA DE ALMANZOR


La posición de su tumba no sólo debe estar orientada al Este hacia la Meca o Damasco, sino también el lugar o en este caso la plaza de Medinaceli. El cerro del cuarto, posterior castillo construido sobre unas caballerizas árabes (que no se pueden visitar) y posterior cementerio, está orientado al Sur, en dirección a Córdoba, cuando debería estar en dirección Este hacia La Meca o Damasco, por lo que este punto hay que descartarlo.

Un lugar secreto en las cercanías a Medina-Selim-Medinaceli, como dice la leyenda, correspondería analizarlo en el recorrido desde Calatañazor hasta Medinaceli y aquí se encuentran muchas más hipótesis

Tras la derrota en Calatañazor se retiró hacia la plaza de Medinaceli, herido y con síntomas de disentería y en su retirada pasó sus últimos días en la actual Berlanga de Duero. (Entonces era una pequeña fortaleza árabe).

Cuando su hijo Abdelmelik fue informado de la suerte de Almanzor y del mal estado en que se encontraba su padre, salió desde Medinaceli e interceptó al ejército en retirada en la localidad de Bordecorex a 16 Kms. de Medinaceli y a 45 Kms. de Calatañazor. Historiadores sitúan su muerte en este lugar el 10 de agosto del año 1002 y que murió en brazos de su hijo Abdelmelik . Actualmente en el lugar se ha levantado la iglesia de San Miguel.

La inhumación debería hacerse con rapidez. Era pleno agosto y el cuerpo fácil de descomponerse, por lo que llevarlo hasta Medinaceli, más los preparativos del sepelio se podían posponer a varios días y se corría el riesgo de la putrefacción el cuerpo.
¿El indicar que fué enterrado en algún lugar secreto en las cercanías de Medinaceli, puede referirse a algún lugar del trayecto, alguna cueva, loma o colina del valle de Bordecorex?.

Otros investigadores indican que el único monumento de Medinaceli orientado al Este o hacia La Meca y/o Damasco es el arco romano y ¿cabría la posibilidad que estuviera enterrado bajo sus cimientos y estratégicamente camuflado?.

Otra zona en Medinaceli orientada al Este es la gran explanada situada frente al actual convento de las Hermanas Clarisas, conocido como Campo de San Nicolás, zona vacía de vegetación por el prensado y pisoteado del terreno y se desconoce que puede haber en el subsuelo.

Pero no queda aqui el misterio y la leyenda.
Rodrigo Jiménez de Rada (1170-1247), prelado y obispo de Osma y el primer historiador que escribió sobre la aparición del Apostol Santiago en la famosa batalla de Clavijo en el año 844, (por lo visto era muy dado a las leyendas), apunta que el cuerpo de Almanzor no está en Medinaceli sino en algún lugar cercano al Monasterio de Santa María de Huerta en Soria, (Jiménez de Rada está enterrado en este monasterio cisterciense), y que fué trasladado a un nuevo lugar, para evitar profanaciones y en respeto de su tumba, como el mismo había tenido la consideración con la del Apóstol Santiago.

Un año después de estos sucesos en el 1003, su hijo Abdelmelik -el-Mudhaffar es nombrado primer ministro por Hixen -II- y sucesor de Almanzor. (Ya era ministro de lo económico del califato) y desde Córdoba planea nuevas rafias contra León, pero solo consigue una tregua con el rey Alfonso -V-.

Abdemelik-el-Mudhaffar muere en el año 1008 y está enterrado en Córdoba y le sucede como primer ministro el segundo hijo de Almanzor, hermanastro de Abdelmelik , conocido como Abderrahmen Sanchol, (Que también era ministro para asuntos civiles del califato) y lo que son las cosas, era nieto por parte de madre del rey de Navarra Sancho Abarca.

En el año 1009 es derrocado el Califa Hixem -II- y un año después de estos sucesos se desintegra el Califato de Córdoba y comienzan a formarse los primeros reinos de Taifas.

¿Realmente los hijos de Almanzor no trasladaron los restos de su padre a Córdoba cuando tuvieron ocasión?

Medinaceli fue conquistada definitivamente por Alfonso VI el batallador en el año 1370.

---oOo---


INDICE

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal


MENÚ

Página Principal


Correo


.