Diego Alvarez

ALVAREZ DIEGO

Colonizador portugués.
En el año 1535 una expedición portuguesa se acercó a las costa de Bahía en el actual Brasil en busca de especias y particularmente el Palo de Brasil. La mala fortuna de las tormentas y los elementos hicieron que el barco naufragase y los sobrevivientes pudieran recogerse en las playas, pero desgraciadamente fueron hechos prisioneros por los indígenas.
Todos fueron sacrificados por los nativos, excepto Diego Álvarez, que por fortuna había conservado su arma, un arcabuz, del que nunca se separaba.
Para sobrevivir a la matanza empleó el ingenio y con grandes alardes y teatro, consiguió derribar un pájaro con un disparo del arma de fuego.
Los indígenas alarmados por la maravilla le perdonaron la vida, le llamaron Hijo del Trueno o Caramuru y el cacique del poblado hizo que se casase con su hija.
Construyó una casa donde fijó su residencia, que es el origen de la ciudad de Villa Vieja. Tuvo varios hijos y vivió respetado por los indígenas.
Años más tarde un barco francés lo encontró en las costas y lo trasladaron al continente Europeo.
No pudo contactar con el rey de Portugal Juan III para informar de sus descubrimientos, aunque le remitió una carta y en espera de noticias se volvió a Villa Vieja en Brasil.
Años más tarde llegaron los colonizadores portugueses a la zona Norte de Bahía en Brasil y allí encontraron a Diego Álvarez, quien les ayudó con los indígenas y les orientó en los asentamientos de la zona.


Siguiente

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal

INDICE BIOGRAFICO

CRONOLOGIA

INICIO