GUERRA ANGLO-FRANCESA
Periodo: Desde 1754 hasta 1763
Beligerantes: Gran Bretaña contra Francia en los territorios de América del Norte.
Causas: Expansionismo territorial en el nuevo continente.

Antecedentes

En el año 1535 los exploradores franceses se habían internado en el territorio del Canadá a través del rio San Lorenzo, estableciendo numerosas colonias y tráfico de pieles con los indígenas.

Durante años los ingleses y franceses apoyados por diferentes tribus indias se disputaron este comercio, hasta que el rey Carlos II de Inglaterra (1660-1685), reivindicó para Gran Bretaña en el año 1670, los territorios de la Bahía de Hudson.

Esta reclamación llegó a la finalización de la Guerra de Sucesión Española en 1713, que con el tratado de Utrecht les fueron cedidas a Gran Bretaña la Bahia de Hudson, la Acadia (actualmente las provincias Marítimas) y la isla de Terranova.

Francia con sus aliados indígenas se quedaron con una línea de 4.800 kms. que alcanzaba desde el golfo de San Lorenzo, el valle de Ohio, la Luisiana, hasta el golfo de México.

Los territorios al Este de estas delimitaciones estaban ocupados por colonos británicos que no habían contado con ellos y estaban ansiosos de poseer aquellos territorios.

Acontecimientos

La guerra abierta estalló en el año 1754 en el valle de Ohio entre tropas francesas e inglesas y se limitaron a pequeños enfrentamientos y ocupaciones por parte del ejército inglés de fortalezas de fronteras, ayudados por indios de uno y otro bando. Pero no fué hasta el año 1756, al inicio de la Segunda Guerra de los Siete años en Europa, cuando la lucha en América del Norte se inició en serio.

Hasta en año 1759 todos los fuertes de los Grandes Lagos y del lago Fhamplain habían sido conquistados y ocupados por tropas británicas. La última posesión importante fué en el año 1758, que con la ayuda de la milicia local, las tropas británicas conquistaron el fuerte de Louisbourg emplazado en Cabo Bretón, abriendo de esta forma el camino por el rio San Lorenzo hacia la ciudad de Quebec, capital de la Nueva Francia.

Las tropas británicas al mando del general James Wolfe atacaron Quebec en la noche del 12 al 13 de septiembre de 1759, defendida por el general francés Marqués de Moncalm y el tremendo enfrentamiento se produjo en los llanos de Abraham, rindiéndose el ejército francés a los Casacas Rojas.

Pero la pérdida de Quebec no supuso la rendición francesa y el 28 de abril del año siguiente el Marqués de Vaudreuil desde la plaza de Montreal marchó contra Quebec y el desquite se produjo en la batalla de Sainte Foy, al norte de Quebec, donde derrotaron a las tropas británicas.

Pero la toma completa de la ciudad dependía de los contingentes de suministros y una fuerte fortificación. La llegada el día 9 de mayo, una semana después, de una tremenda flota británica por el rio San Lorenzo hizo retirar a las tropas francesas de Quebec y agruparlas en Montreal.

La enorme flota británica desembarcó 16.000 hombres que avanzaron sobre la ciudad de Montreal el 1 de septiembre de 1760, defendida por tan solo 3.000 soldados al mando del Marqués de Vaudreuil.

Montreal, el último bastión francés en América del Norte, se rindió el 8 de septiembre de 1760.

En 1763 se firmó el tratado de París, que puso fin a esta guerra y también a la guerra en Europa de la llamada de los Siete Años e Inglaterra tomó posesión de los territorios franceses en América del Norte.

Gran Bretaña se hizo de esta forma la potencia mayor de América del Norte, junto con España que recibió la Luisiana francesa al oeste del Mississippi.

Francia a pesar de retirarse de América del Norte y gran parte del actual Canadá, dejó su influencia francesa y de esta forma, según el Acta de Quebec de 1774, el gobierno británico autorizó una plena autonomía de costumbres francesas en cuanto a religión, sistema educativo y leyes civiles propias que se mantienen hasta la actualidad .

Por otro lado la retirada de los franceses de América del Norte en 1763 alarmó a las tribus indígenas del valle de Ohio y la hostilidad originó en este mismo año la Guerra de Pontiac, liderada por el Jefe Pontiac de Ottawa iniciando una serie de ataques a colonias y fuertes, donde perdieron la vida a manos de los indios unos 2.000 colonos británicos, lo que obligó a Inglaterra a fijar las fronteras con los indígenas a lo largo de los montes Apalaches.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal