GUERRA DE LOS BALCANES
Período: Desde 1912 hasta 1914
Beligerantes: La Liga Balcánica (Bulgaria, Grecia, Montenegro y Servia) contra Turquía.
Causas: Restaurar las fronteras a épocas anteriores al Imperio Turco.

Antecedentes:

El conflicto venía desde el año 1867 fecha en que el estado Eslavo de Servia (Serbia), en su mayoría cristiano ortodoxo, se independizó del Imperio Otomano y expulsó a los turcos de su territorio y quedó bajo la protección del Imperio Austro-Húngaro. Turquía no reconoció esta independencia hasta 1878.

Igualmente la provincia turca de Bulgaria se independizó del sultanato de Constantinopla. Esta fecha marca también la finalización de un conflicto o la llamada Primera Guerra de los Balcanes. (1877-1878), que terminó con el tratado de Berlín de 1878.

Durante los años sucesivos fueron en aumento las oleadas de liberalismo e independentismo del estado eslavo de Bosnia-Herzegovina, que apoyaba la causa de Serbia y que estaban bajo el control del imperio Austro-Húngaro.

Poco a poco se originó un desmembramiento de los territorios europeos del Imperio Turco como consecuencia de la fundación de la Liga Balcánica, compuesta por Bulgaria, Grecia, Montenegro y Serbia, con la intención de recuperar aquéllos territorios y restablecer las fronteras de épocas anteriores al Imperio Turco.

Acontecimientos

En octubre de 1912, los ejércitos de los Estados de la Liga Balcánica invadieron la provincia de Macedonia que pertenecía al Imperio Turco y poco a poco los aliados conquistaron la mayor parte del territorio que tenía Turquía en Europa, quedando reducido a una pequeña zona alrededor de Constantinopla y que correspondía a la antigua Tracia.

El 28 de noviembre de 1912 un territorio llamado Albania, el pueblo más antiguo de los Balcanes, liderado por Ismael Kemal Bey, proclama en la ciudad de Valona su independencia del Imperio Turco y el día 20 de diciembre la Conferencia de Embajadores de Londres la reconoce como nuevo estado.

En el mes de mayo de 1913 y para apaciguar el conflicto, las naciones europeas de Gran Bretaña, Rusia y Francia se reunieron en Londres en una nueva Conferencia de Embajadores para establecer un plan de pacificación.

Este Tratado de Londres de 1913 intentaba repartir entre las naciones balcánicas aliadas los territorios ocupados por el Imperio Otomano y que Turquía había cedido a los aliados europeos situados desde el Oeste del mar Negro hasta el mar Egeo, incluida la isla de Creta, además de dividir la zona de Macedonia, Tracia, la región de los Balcanes y reconocer a Albania como principado independiente bajo la soberanía del príncipe Guillermo Federico de Wied, que solo estuvo desde el 8 de marzo al 3 de septiembre de 1914 y tuvo que abandonar como consecuencia del inicio de la Gran Guerra.

En el mes de junio de 1913, un mes más tarde de la conferencia de Londres, Bulgaria no estaba de acuerdo con el reparto, por lo que abandonó la Liga Balcánica y atacó militarmente a los ejércitos de sus aliados posicionados en las fronteras de Grecia y de Serbia.

A este conflicto se le llamó Segunda Guerra Balcánica y en la cual también intervino Rumanía para poner paz, pero también para extender su territorio.

Los ataques búlgaros fueron rechazados y además los estados de Montenegro, Rumania y Turquía, independientemente y cada uno por su lado, declararon la guerra a Bulgaria. Existió un período tan anárquico que se declararon la guerra todos contra todos, con enfrentamientos bélicos a ambos lados de todas las fronteras.

Los búlgaros fueron derrotados y el 10 de agosto de 1913, en los acuerdos del Tratado de Bucarest se firmó el tratado de paz entre Bulgaria, por un lado, y Rumania, Serbia, Grecia y Montenegro por otro. Se apaciguaron las pretensiones territoriales, temporalmente, porque en el reparto Bulgaria quedó reducida en una cuarta parte de lo que tenía en la primera guerra balcánica.

La zona de los Balcanes quedaron como una yesca y la chispa que hizo saltar el polvorín fué la intervención de la Mano Negra al asesinar al archiduque Francisco Fernando, creyendo que con su muerte ayudaría a la causa Serbia y que continuaba latente.

El propósito de la organización de la Mano Negra intentaba poner fin al dominio Austro-Húngaro sobre los Balcanes y unir a las minorías eslavas de Serbia y Bosnia-Herzegovina en un pueblo independiente.

Lo que consiguieron fue iniciar la Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal