GUERRAS DE LAS COMUNIDADES o DE LOS COMUNEROS
Periodo: Año 1521 hasta 1523
Beligerantes: Comuneros de Castilla contra Carlos -I- de España
Causas: Descontento general contra el emperador Carlos -V-

Antecedentes

Carlos -I- de España se convirtió en el monarca más poderoso de Europa cuando su padre Felipe el Hermoso heredó en el año 1506 los Países Bajos, Flandes y Franco Condado.

De su abuelo materno Fernando heredó la Corona de Aragón en España, Cerdeña, Nápoles y Sicilia en Italia.

De su abuela Isabel recibió la corona de Castilla y León en España, las plazas norteafricanas y de las Indias.

De su abuelo paterno el emperador Maximiliano de Austria, recibió el archiducado de Austria y otros dominios que renunció a favor de su hermano Fernando.

Acontecimientos:

Carlos -I- llegó a España en el año 1517 y era desconocedor de las costumbres de Castilla y León y de Aragón. Sus acompañantes y consejeros flamencos se repartieron los mejores cargos de la corte.

En 1518 convocó Cortes en Valladolid y pidió seiscientos mil ducados como ingresos a la corona, que se le concedieron a cambio de algunas demandas que aceptó en un principio, pero que no hizo mucho caso. En el año 1519 es nombrado emperador de Alemania con el nombre de Carlos -V- y vuelve a convocar Cortes en Santiago solicitando más ingresos a la corona para acudir a Aquisgrán .

Esta vez las Cortes se negaron y en contrapartida Carlos -I- suspendió las Cortes. La marcha a Aquisgrán para su nombramiento sin contestar a las demandas y dejando una revuelta de algunos nobles, a la que pronto se unirían las ciudades, exasperó a las poblaciones castellanas y con Toledo y Salamanca a la cabeza y catorce ciudades más, se sublevaron pidiendo reivindicaciones. Pero no toda la burguesía castellana se unió al movimiento de las comunidades.

Para colmo el consejero de Carlos -V-, Adriano de Utrech, antiguo preceptor del emperador y futuro Papa Adriano -VI-, le aconsejó iniciar una ofensiva contra los insurrectos llamados Comuneros y que se concentraban en Medina del Campo. Los realistas incendiaron la ciudad, lo que ponía en alerta seria a la nobleza castellana.

Otro incidente se produce en la villa de Dueñas en Palencia, se queman casas y campos y se inicia una revuelta, pero no solo contra el rey sino también contra el noble y es aquí cuando se inicia la separación de la nobleza y el sentimiento comunero. Los primeros apoyan al rey al no poder permitir que se cuestionase el régimen señorial.

La tragedia no se hace esperar y el 23 de abril de 1521 las tropas imperiales se enfrentaron al ejército comunero en Villalar (Valladolid), que lo masacraron. Sus principales jefes, Juan de Padilla (1490-1521), Juan Bravo (1483-1521), natural de Segovia y Francisco Maldonado (1480-1521), fueron ejecutados el 24 de abril de 1521.

Las ciudades comuneras fueron obligadas a pagar un impuesto especial para indemnizar a los nobles perjudicados y la represión fué tan dura que Castilla quedó arruinada durante casi una generación.

Se le llama guerra de los Comuneros porque se inició en las comunidades de Castilla, pero casi al mismo tiempo en Valencia y Mallorca estallaron movimientos similares.

Si la de los comuneros fueron movimientos de ricos y de algunos nobles, las Germanías de Valencia y Mallorca fueron movimientos de pobres contra los ricos y los nobles.

Tras dura lucha en la que ambos bandos cometieron excesos, los agermanados fueron vencidos por el ejército imperial y restablecido el orden.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal