GUERRAS DEL IMPERIO
Periodo: Desde 1525 hasta 1555
Beligerantes: El imperio de Carlos -V- contra Francia y príncipes alemanes protestantes.
Causas: Hegemonía política en Italia, Francia y Alemania

Antecedentes:

El ideal de Carlos -V- era mantener la unidad de Europa y paralizar el avance turco en el Mediterráneo y en la cuenca del Danubio. Al grandioso proyecto se opusieron Francia y los príncipes alemanes protestantes.

Estas guerras en el Imperio fueron cinco.

Acontecimientos:

En una primera guerra las tropas imperiales para asegurar Nápoles se apoderaron del ducado de Milán en 1525 y en el mismo año las tropas francesas intentaron recuperar el Ducado, pero fueron derrotadas en la batalla de Pavía.

En la tremenda batalla el propio rey francés Francisco -I- (1494-1547) cayó prisionero y para ser liberado tuvo que firmar el tratado de Madrid en 1526, reconociendo a Carlos la posesión de Milán y el ducado de Borgoña.

En una segunda guerra el triunfo del emperador sobre Francia suscitó contra el emperador una gran alianza de países recelosos de su poderío y en 1526 firmaron la Liga de Cognac, dirigida por Francia y que contó con el apoyo del papa Clemente -VII- (1523-1525), enemigo del poder español en Italia.

Para impresionar al Papa el emperador mandó los ejércitos para sitiar Roma en el año 1527. Como los ejércitos españoles no recibieron la paga, entraron en la ciudad y saquearon Roma, cobrándoselo en especies.

En 1528 el gobernando genovés Andrés Doria abandona la Liga de Cognac y el ejército de la Liga disminuyó considerablemente, viéndose obligado Francisco -I- de Francia al año siguiente a solicitar una tregua, llamada Paz de Cambrai o de las Damas.

El rey francés tuvo que reconocer la hegemonía española en Italia a cambio de la devolución del ducado de Borgoña.

En la tercera guerra en el año 1537 el rey de Francia para acabar con el poder del emperador se alió con los turcos. Este suceso originó un gran escándalo en la cristiandad y junto con las tropas de Solimán el Magnífico (1520-1566), Francisco -I- conquistó el ducado de Saboya. Carlos -V- tenía muchos problemas con los protestantes alemanes y para no alargar el conflicto firmó en 1538 la llamada Tregua de Niza y reconoció la posesión de Saboya.

La cuarta guerra se originó en 1540 y el principal teatro de operaciones pasó de Italia a las fronteras del norte de Francia. El emperador alcanzó algunos éxitos contra las tropas coaligadas y finalmente en 1544 se firmó la paz de Crepy por la que se comprometió el rey francés a ayudar al emperador a luchar contra los protestantes de Alemania.

La quinta guerra el nuevo rey de Francia Enrique -II- continuó con las mismas políticas que su padre que le sucedió en 1547 y en el año 1552 hizo una alianza franco-protestante para luchar contra el emperador Carlos, que se vio sorprendido por un antiguo aliado suyo Mauricio de Sajonia, que junto con las tropas del rey francés se apoderan de la plaza de Metz, pero posteriormente es derrotado en el 1557 en San Quintín y en Gravelinas en 1558.

El emperador se rehízo de tanto desastre, pero se dio cuenta de que era imposible vencer en todos los frentes, por lo que resolvió hacer la paz definitiva con los protestantes en el año 1555 en la llamada Paz de Augsburgo.

Al año siguiente firmó también la paz con Enrique -II- de Francia en la Tregua de Vaucelles y le reconocía las plazas de Metz, Toul y Verdún.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal