GUERRA IRANO-IRAKÍ
Periodo Desde 1980 hasta 1988
Beligerantes: Irán contra Iraq.
Causas: Modificación por Iraq de la frontera con Irán.

Antecedentes:

Una guerra desastrosa para los dos países que mantenían una tremenda rivalidad árabe-persa desde hacía mucho tiempo.

El Iraq de Sadam Huseín quería modificar la delimitación de las fronteras con el Irán de Jomeini y anexionarse la región de Shatt-al-Arab, por lo que movilizó al ejército y traspasó estas fronteras sin ningún temor, ya que contaba con 56 divisiones, un millón de hombres y poseía los mejores tanques soviéticos, helicópteros, misiles móviles y un avanzado sistema aéreo, lo que convertía el ejército de Iraq en el cuarto ejército más grande del mundo.

Acontecimientos:

Al inicio del conflicto, Sadam solicitó ayuda militar y asesoramiento a la primera potencia del momento, Estados Unidos, que se la prestó ya que tenían en sus proyectos paralizar la amenaza islamista de la revolución iraní de Jomeini.

También se la prestó la Unión Soviética, que tradicionalmente era aliada de Bagdad y a estos se unió el consentimiento de Europa y las monarquías petrolíferas del golfo.

En la guerra apareció la rivalidad religiosa entre los Sunies o Zuníes y Chiies, sectas musulmanas que constituyen las dos grandes divisiones del islamismo y que se dividen además en Hanefitas, Malequitas, Chafeitas y Hanbalitas, con profundas convicciones en Iraq del líder Sadam Huseim y la Chiita, que desde el siglo -XVI- es la religión oficial de Irán del Ayatolá Jomeini.

Sin embargo con todo este apoyo de las dos potencias mundiales, Iraq no pudo derrotar a Irán.

Finalizó la guerra sin un claro vencedor, pero fue desastroso para la zona histórica de Mesopotamia.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal