GUERRA DE LOS TITANES
Periodo: En algún lugar del tiempo.
Beligerantes: Cronos contra los Titanes.
Causas: Ambición por la ocupación del trono

Antecedentes:

Hay que remontarse al origen de la creación según algunas creencias y principalmente a la mitología greco-romana. En la obra de Mitologías Europeas, especialmente Mitología Clásica: Griega y Latina (1965), se narra la creación del mundo y nos cuenta que Urano había nacido de la unión entre Erebo y Gea (la Tierra). De esta unión nacieron Titán, Temis, Cronos-Saturno, los Gigantes, los Cíclopes y Océano.

A Temis se le asigno la justicia celeste, a Cronos el control del tiempo y a Titán la sucesión del trono y los tres serían inmortales. Las tres últimas personificaciones se les destinó al Infinito, a repoblar la Tierra y serían mortales.

La procreación de Urano se fue expandiendo, pero llegó un momento que no estuvo conforme con su trabajo ya que las razas que estaba creando eran muy diferentes entre ellas y existía gran rivalidad, por eso a medida que las creaba, las destruía.

Su hijo Cronos se dió cuenta de ello y mutiló la zona de reproducción. De su sangre nació el odio, la venganza y el remordimiento personificado en las Melias, las Furias o Erinias y las Euménidas.

Cronos deseaba ser el sucesor de Urano y este deseo se lo planteó a su hermano primogénito Titán, que aceptó el trato con la condición de que debería matar a todos sus hijos varones al nacer.

Cronos se unió con Rea y debería cumplir la promesa. Para que su padre Urano no se enterase del pacto procuró no dejar pistas y decidió comérselos. Rea estaba enterada del acuerdo y para proteger a sus hijos decidió engañarlo.

El primer hijo en nacer fue Vesta, una mujer. El segundo Zeus, varón. Rea envolvió una piedra en la túnica del recién nacido y se la entregó a Cronos que se lo engulló, creyendo que cumplía la promesa.

El tercer recién nacido fue una mujer: Demeter y el cuarto y quinto fueron varones: Poseidón y Hades, que para salvarlos empleó la misma táctica.

Rea escondió a sus tres hijos varones hasta la edad adulta, los que se conocerán más tarde como los tres Crónidas. En la creencia romana se cree que ocultó a Zeus, (Júpiter), en la isla de Ida, actual Creta y fue amamantado por la cabra Amalthea, símbolo de la humedad fecundante.

Con el paso del tiempo Urano se enteró del pacto entre los dos hermanos y sufrieron el castigo: Titán sufriría el olvido y desterrado al Infinito, al Tártaro o a la Tierra, donde también estaban sus hermanos los Gigantes, los Cíclopes y Océano y a Cronos se le despojó de su primogenitura.

Pasado un tiempo Cronos se rebeló contra su padre Urano, lo expulsó del Olimpo y ocupó su lugar.

Acontecimientos:

Titán desde el lugar del destierro se enteró del engaño de Rea y de la existencia de sus tres hijos varones o de sus sobrinos y se rebelaron, se levantaron en armas contra el orden establecido. Cuenta la leyenda que asaltaron el cielo.

La lucha fue cruel, a escala universal y durante mucho tiempo, ya que uno de los hijos salvados llamado Zeus con mayoría de edad, fue el que derrotó a los Titanes y los desterró nuevamente al Infinito.

Seguidamente Zeus haría con su padre Cronos lo mismo que hizo él con Urano, lo arrojó del Olimpo y ocupó su lugar repartiendo el universo entre sus hermanos: a Poseidón le entregó el orden de las aguas y a Hades el orden de los condenados, el Infierno.

Esta misma rebelión y guerra entre los dioses se recuerda en la creencia romana, pero aquí se cambian los nombres, que serían: Cronos (Saturno), Rea (Cibeles), Zeus (Júpiter), Poseidón (Neptuno), Demeter (Ceres) y Hades (Plutón).

La tradición también conocen muchos nombre de titanes que se levantaron en armas: Astreo el de astros, Atlas el de la fuerza, Arce el de los bosques, Boreas en de los fuertes vientos, Brontes las fuerzas desatadas, Ceo el villano, Deucalión la Nueva Raza, Encelado o Egkoilas líder de los castigados, Gigas el guerrero, Prometeo el pensador y astuto, Titán el grandioso, Tifón la furia del viento o Yapeto la discordia, etc.

También se les unieron los Gigantes y se conocen a Anteo, hijo de Neptuno repudiado por su padre al ser simpatizante de la rebelión y guardián del Jardín de las Hespérides, Alción hijo de Atlas, Briareo o Aegeón hijo del titán Gigas, Caco el bandido, Etra madre de Teseo, Gerión convertido en gigante a petición de su madre Calirroe para apoyar la causa de los Titanes, Orión el gran cazador, Reto el orgulloso o Damastros o Clitio, etc.etc.

Los rebeldes derrotados vivieron desterrados en la Tierra, en el infinito y se unieron a las hijas de los hombres de los que nacieron los héroes de antaño, pero eso ya es otra historia.

Indice

Página
de investigación
Histórica

Ir a Web principal