ABDERRAHMEN -II-
ABD AL-RAMANN -II-

Al-Ramann -II-
(821-852)
Llamado El Victorioso
Cuarto emir independiente de Cordoba hijo y sucesor de Alhakem -I-. Nace en la ciudad de Toledo en el año 792.
Se dice que tenía un tic nervioso de cerrar continuamente los ojos producido por la matanza que hizo su padre Al-Hakem -I- en el año 807 en Toledo, conocido como Las Jornadas del Foso o la Noche Toledana a la que su padre le obligó a presenciar. Entraban los nobles toledanos en una fiesta y les cortaban la cabeza titando el cuerpo a un foso, acto que presenció Al-Raman siendo niño. A cada golpe de espada cerraba los ojos quedándole el tic de por vida.
Hace frente a las sublevaciones internas del califato y combate contra los francos y contra el reino de Asturias. Los normandos invaden su territorio entrando por el Guadalquivir y saquean la ciudad de Sevilla en el año 845. Abderrahmen consigue vencerlos y establece relaciones comerciales y amistosas con ellos.
Durante su reinado se produjo una revolución de los mozárabes consistente en buscar el martirio provocado blasfemando en público contra la religión musulmana. Por el bando cristiano en el año 824 se recuerda el martirio del joven musulmán sevillano de madre cristiana, llamado Adulfo (San Adolfo) que junto con su hermano Juan fueron martirizados por órdenes de Abderrahman -II-.
En el año 852 el emir Abderrahmen consigue que un concilio de obispos mozárabes condenasen este tipo de martirios provocados para finalizar con las ideas intransigentes.
Igualmente durante su reinado aparece la figura de un lider árabe de descendencia visigoda conocido como Omar ben-Hasfsún que se rebela contra Abderrahmen -II- y consigue agrupar a cristianos, renegados y musulmanes descontentos. Se proclama independiente del califato y hace su capital en Bobastro localidad cerca de Antequera en provincia de Málaga y que durante un tiempo mantuvo en jaque a las tropas de Abderrahmen. Al convertirse al cristianismo adopta el nombre de Samuel y pasa las revueltas a sus hijos que fueron derrotados finalmente por el emir sucesor Abderrahmen -III-
En en campo de las letras compuso en lengua árabe los Anales de España.
Todo su reinado estuvo en guerra pero a pesar de ello fomentó la cultura, las artes, apoyó la agricultura y juntó en Córdoba a los más ilustres sabios de la época.
Contemporaneo con los reyes cristianos del reino de Asturias Alfonso -II- , Ramiro -I- y Ordoño -I- contra los que luchó y donde las crónicas cristianas de la historia sagrada cuentan su enfrentamientos.

Su sucesor al emirato de Córdoba Muhammad -I-

INICIO
ATRAS